ENTREGA DEL PREMIO GARCÍA PAVÓN


Como no podía ser de otra forma, los tomelloseros hicieron gala de ese carisma abierto y generoso que García Pavón pregonaba en sus novelas y relatos. Cercanos, familiares... un poco ya hermanos. Ahora me queda desentrañar los misterios de la Ciudad de día.

Gracias a todos por el Premio y por mantener esa Fiesta de las Letras, tan necesaria en un país que parece olvidar que la cultura, más que puñados de conocimientos prescindibles, es ante todo humanidad, filosofía esencial para la convivencia y el desarrollo.

Con todo el cariño de mi corazón.


YA EN LIBRERÍAS


Con nocturnidad y alevosía... para vosotros.